Menú del área

Contacto Festejos


Ayuntamiento de Yaiza
Pza. de Los Remedios, 1
35570 - Yaiza
Tel: 928 83 62 20

El pregonero de Femés reivindica la figura de San Marcial como patrono de la Isla

Francisco José Navarro aboga por “devolver la solemnidad que nuestro patrono se merece” y propone a la Iglesia e instituciones declarar día festivo el 7 de julio en Lanzarote.

Comenzaron las fiestas del pueblo de Femés con una solicitud clara: el reconocimiento absoluto de San Marcial de Rubicón como patrono de Lanzarote y copatrono de Canarias, y la declaración del 7 de Julio como día festivo insular en detrimento de alguna fecha mucho menos significativa para Lanzarote, así lo reivindicó Francisco José Navarro en su pregón leído y comentado este miércoles en una abarrotada ermita de Femés.

El locutor lanzaroteño pidió a las autoridades eclesiásticas, cabildicias y municipales acordar esta fecha de celebración y “devolver la solemnidad que nuestro patrono se merece”. Poco antes, en la presentación del pregonero, la alcaldesa de Yaiza, Gladys Acuña, aludió a un escrito del brillantísimo Agustín de la Hoz que reclama “el protagonismo de la tierra donde comienza la historia del Archipiélago y el lugar donde nace la Cristiandad”.

El presidente del Cabildo, Pedro San Ginés, seguidamente admitió que en este aspecto la Isla tiene una deuda pendiente con Femés y el municipio de Yaiza. Por su parte, el párroco de Yaiza, Sixto Álvarez, dio la bienvenida a los fieles invitándolos a vivir con devoción las festividades en honor al Santo. El acto que dio inicio oficial a las fiestas de San Marcial contó además con la asistencia de la consejera del Gobierno de Canarias, Inés Rojas, la directora insular de la Administración del Estado, Loly Luzardo, consejeros del Cabildo, varios representantes del Gobierno regional, y alcaldes y concejales de municipios de la Isla. Vecinos de Femés reconocieron que en los últimos años no habían visto tanta gente en la lectura de un pregón de San Marcial.

Francisco José Navarro, que dijo sentirse muy honrado de pregonar las fiestas compartiendo sus apuntes y vivencias, invitó a las nuevas generaciones a continuar investigando sobre la vida y obra de San Marcial de Rubicón, “ya que sólo así seguiremos abanderando su legado evangelizador”. Navarro abogó porque las fiestas del patrón de Lanzarote recuperen la esencia de “lugar de encuentro y que las disfrutemos con verdadero sentido, de un pueblo que camina hacia una meta justa y solidaria”.

El pregonero rememoró el pasaje de su infancia cuando oyó hablar por primera vez de San Marcial, justo en la época en la que su familia se trasladó de San Bartolomé a Arrecife en busca del bienestar que podía alcanzar con el trabajo de sus progenitores en las conserveras de pescado. Navarro no pudo contener la emoción y tras una breve pausa, entre aplausos del público, retomó el hilo narrativo.

En los años sesenta, fue en la fábrica de Lloret y Llinares, lugar de  trabajo de mujeres de Femés, Las Casitas, La Hoya, Yaiza y Las Breñas, entre otros pagos de Lanzarote, donde el pregonero encontró la primera referencia de San Marcial. “Las mujeres de la vuelta abajo, como se les conocían, hacían mención a las fiestas de San Marcial, el Santo de Femés, pero nunca me contaron nada relacionado de cómo llegó el Santo hasta nosotros, ni tampoco que aquí se había creado la primera Diócesis Rubicense”.

“Unos años más tarde, como las fábricas conserveras movían el motor económico de Lanzarote, se ponían de acuerdo la dirección de las cuatro conserveras, y cuando llegaban fiestas como las de San Marcial de Rubicón, Nuestra Señora de Los Dolores o San Ginés, se tomaban el día como fiesta, pero recuperable”.

Francisco José Navarro desvela que así empezó a despertarle curiosidad la vida de San Marcial. Desde niño se preocupó por documentarse en la casa parroquial de San Ginés, donde trabajaba su tía Chana, aunque también indagó por San Marcial al cura de entonces, Don Ramón Falcón Pérez. A partir de esas aproximaciones, inició su particular investigación sobre el Santo leyendo varios títulos de entendidos, interés que aún mantiene sin pretensiones de historiador.

El pregonero contó con lujo de detalles su primera visita “a los pies de San Marcial”, en 1974, e innumerables anécdotas relacionadas con sus excursiones al pueblo de Femés. Precisó que si bien San Marcial murió el 30 de junio del año 73 de la era cristiana, la Diócesis Canariense Rubicense decidió el traslado de la festividad al 7 de julio para hacer coincidir la fecha con el día en el que el papa Benedicto XIII, en 1.404, dictó la Bula que promulga Catedral y Obispado la primera iglesia del Castillo de San Marcial de Rubicón.

Francisco José Navarro hizo una reflexión en voz alta antes de finalizar el pregón: “¿Realmente nos dice algo hoy en día San Marcial de Rubicón, a los hombres y mujeres en pleno siglo XXI?, ¿Venimos convencidos en la fe de que San Marcial de Rubicón es nuestro intercesor ante Dios?”.

El público despidió a Navarro con un fuerte aplauso y él reiteró su infinito agradecimiento por la invitación a la comisión de fiestas de Femés, a los vecinos del pueblo y al concejal de Festejos de Yaiza, Javier Camacho. La alcaldesa, en nombre del Ayuntamiento de Yaiza, entregó al pregonero un diploma para el recuerdo.

Comments are closed.

Agenda

 octubre 2017
LMXJVSD
2526272829301
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
303112345

Eventos

programación cultural